La Llave Psi

La clave la tenés vos

PSICOLOGÍA HUMANISTA Y EXISTENCIAL

 

 

La psicología humanista se destaca por considerar al ser humano como un todo y que las causales de su salud y bienestar son múltiples, no privilegiando ninguna de ellas sobre las demás: cuerpo, emociones, cognición y espíritu; todas puestas en relación para el desarrollo personal, el autoconocimiento y la autorrealización.  

 

“Me doy cuenta que si fuera estable, prudente y estático viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ese es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante".

Carl Rogers

 

Uno de sus aspectos más diferenciadores respecto al paradigma médico ortodoxo (binarismo salud-enfermedad) es su apuesta por una visión más holística y menos centrada en lo patológico, en el pasado o en el contexto para desplegar las potencialidades de cada sujeto. Este tipo de terapia presupone que cada individuo pueden motivarse naturalmente hacia la autorrealización de sus metas y encontrar los medios para transformarse o iluminarse. El enfoque es multidimensional, donde la parte se retroalimenta del todo y viceversa.

 

Raíces

Sus raíces se encuentran a su vez dentro de la fenomenología (no podemos conocer la realidad en sí, pero no por ello deja de ser importante lo que percibimos de ella, aunque no sea "objetiva") y la corriente filosófica del existencialismo europeo, con figuras destacadas como:

Jean Paul Sartre: “El hombre nace libre, responsable y sin excusas”.

Jean Jacques Rousseau: “El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe".

Erich Fromm: “Si soy lo que tengo y lo que tengo lo pierdo, entonces ¿Quién soy?”.

Viktor Frankl: “El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida”.

Todos ellos coinciden en un ser humano que debe aspirar a la libertad, a su sentido, a aprender a lidiar con sus emociones y ser responsables de sus vidas, a encontrar cada quien su propio camino, su verdad y su deseo. 

Entre los muchos y relevantes psicólogos humanistas, Carl Rogers se destacó por considerar "clientes" en lugar de "pacientes" a sus consultantes, todo un posicionamiento frente al paradigma salud-enfermedad. En este sentido se desligó de toda técnica directiva, facilitando un acercamiento (rompiendo también con el binarismo dueño del saber-neófito) y facilitando la exploración del individuo de sus propios recursos para desarrollarse. El terapeuta cumple la función de mero guía ya que confía en la tendencia actualizante hacia la autosuperación, lo que a consideración de esta escuela está presente intrínsecamente en todo organismo vivo: una voluntad innata hacia el crecimiento.