La Llave Psi

La clave la tenés vos

¿QUÉ ES EL ENFOQUE HOLOGRAMÁTICO?

Hologramática proviene de holos, que significa todo, y gramática, que es la rama del lenguaje que se especializa en el análisis de las partes de la lengua. O sea que se trata de la conjunción del todo y la parte.

Si bien abrazamos los principales paradigmas y escuelas psicológicas (cognitiva conductual, psicoanalítica, junguiana, humanista, sistémica y transpersonal), nuestro enfoque podría definirse acertadamente como hologramático, que deriva directamente del pensamiento complejo de Edgar Morin.

En este sentido, la búsqueda de la verdad es la máxima aspiración de todo ser humano. Desde los principios de la filosofía, la verdad nos permite acercarnos al concepto de Bien y por tanto al Bien Común. Y en ese desandar la falta de coherencia absoluta, como la coherencia absoluta son enemigos de este proceso. El primero nos conduce al sinsentido. El segundo es una quimera. Así como enfatizamos dejar de lado los binarismos y opuestos, aquí también se trata de un equilibrado balance entre limitaciones y potencialidades. Y para este fin el autoconocimiento y el pensamiento crítico son esenciales. 

Ante una realidad cada vez más compleja y dinámica, Morin propone una serie de principios que nos permitan desarrollar una forma de pensar adecuada. Estos son:

Principio Dialógico. Como lo afirmado sobre la trascendencia de los opuestos en contradicción, consiste en asociar dinámicamente factores que son en apariencia irreconciliables (dejar a un lado los absolutismos blanco/negro, hombre/mujer, capitalista/comunista, bueno/malo, etc.).

Principio de Recursividad.  Este principio, también llamado  retroalimentación o feedback, rompe con la idea lineal causa-efecto porque todo efecto vuelve sobre su causa en un ciclo permanente, de manera que este se puede convertir en causa segunda de otros efectos y causa recursiva que modifica la propia causa que lo ha producido. Desde el punto de vista sistémico se pueden dar dos tipos de ciclos o bucles. Unos, llamados «negativos», que tienden a colapsar al sistema. Por ejemplo, un ecosistema donde una especie crece en exceso y al hacerlo agota sus recursos llevándola a su extinción. Por otro lado están los bucles  «positivos» donde el efecto refuerza la causa permitiendo un desarrollo exponencial del sistema. 

Principio Hologramático. La parte está en el todo, cosa evidente, y el todo está en la parte, cosa mucho menos evidente.  Por ejemplo, una simple célula (parte) de un organismo (todo) contiene toda la información esencial del mismo de tal forma que podemos conocer todo el organismo en lo fundamental conocida la célula. El Principio hologramático nos permite conocer el todo por el conocimiento de las partes y, simultáneamente y complementariamente, podemos conocer las partes por el conocimiento del todo. Este principio es un antídoto contra los reduccionismos individualistas que niegan absurdamente el todo  y también contra los reduccionismos holísticos que niegan la importancia de la parte frente al todo.

En definitiva, aspiramos a superar cualquier clase de reduccionismo, abranzando para ello una concepción del ser como entidad biopsicosocial y espiritual sin límites de espacio ni tiempo, múltiple en todos sus sentidos.

PORQUE SOMOS UN TODO DENTRO DE UN TODO MAYOR.