La Llave Psi

La clave la tenés vos

Ecos de un viaje de amor en el tiempo se trata de una epopeya cósmica librada por un aprendiz de mago, Archer, que intenta perfeccionar sus artes alquímicas en busca de su alma gemela, para de esa forma demostrarle al mundo no sólo sus poderes sino que el mito del amor imperecedero y trascendental realmente existe.

En pos de esta titánica odisea, deberá enfrentar todo tipo de pruebas que harán estremecer sus creencias, sus posesiones y todo su ser, perdiendo su materialismo y ego a cada paso que avanza. Incluso deberá redimir los males que él mismo causó bajo otros nombres y formas en tiempos inmemoriales, para luego intentar redimir al mismísimo Lucifer y que pueda volver al sendero de la luz.

En un juego donde el amor permanentemente se esconde en pequeñas hendiduras, lugares y tiempos, dos almas destinadas y empeñadas a reencontrarse, vivirán múltiples aventuras por separado, llegando al final de todos los caminos representando una a la luz y la otra a la sombra. Una, queriendo desapegarse de todo, dejando de lado el deseo; la otra, todo lo contrario: hambrienta y sedienta. ¿Podrán fundirse e integrarse los opuestos?

La obra invita además a pensar que el sentimiento, sea este el más puro como el amor, o cualquiera tan intenso o apasionado que tenga la suficiente fuerza, puede ser capaz de atravesar los límites físicos que actualmente conocemos del espacio y el tiempo. Y de hecho, que esta es la única y verdadera máquina capaz de surcar dimensiones. No se trata de construir un aparato tecnológico, sino de un perfeccionamiento del hombre devenido suprahombre espiritual, cuyos poderes y virtudes pueden superar los de cualquier invento. El propio humano transmutado mediante la esforzada alquimia de autosuperación vuelto semidios. Porque si uno lo logró, la potencialidad existe.

Archer se volverá entonces ejemplo y faro para el mundo entero, demostrando que el camino de la salvación y el perfeccionamiento infinito no tiene límite más que aquel que el hombre en su afán de control quiera imponerle. Y esa es la moraleja de toda la historia, al final: dejar ir, no aferrarse, porque allí reside la arrogancia y necesidad de dominio.

ENTREVISTA AL AUTOR

- ¿De qué se trata "Ecos de un viaje..."?

-Bueno, esa quizás es la parte más difícil de contestar (risas). No abarca una sola temática, por eso quería que el nombre viaje estuviera incluido en el título, porque mucho de se trata de eso, del viaje de las almas a lo largo de las vidas y de las múltiples posibilidades que irán encontrando detrás de las muecas del tiempo y el espacio.

- ¿Qué tan difícil es para un psicólogo hablar de espiritualidad, de almas gemelas, de vidas pasadas, de hadas, duendes y dragones, etc., etc.?

-Bueno, una de las aclaraciones que hago de entrada es que es un libro inclasificable, y tampoco pretende ser un tratado psicológico, y menos autobiográfico, aunque siempre algo de uno se filtre en su creación y en sus personajes. Hablar de mundos fantásticos o espirituales no debería convertirse en un problema para nadie, mucho menos para eminencias científicas, incluso de los más racionales a ultranza. No debería haber ningún tabú o prejuicio en ello, de hecho Cortázar habla de lo fantástico como una forma de pensamiento disruptivo (esto lo planteamos en la charla sobre cómo salir del pensamiento binario…), fijate ahora que la física cuántica tiene mucho en común con la fantasía ya que desafía absolutamente todo lo que debería funcionar según las leyes de la física general. Todo depende de cómo se encaran los temas y de cómo se los nombra…hay muchos prejuicios con ello. Si asumimos una postura crítica, abierta, con ojos de niño no por la inocencia sino por ese espíritu de aventura e ímpetu por ir más allá; el problema es cuando nos adjudicamos un rol fundamentalista, pretendiendo que tenemos las respuestas, ahí caemos en la ceguera del dogma y en lugar de facilitar, obstaculizamos, cerramos. Y a veces, para ciertas personas se necesita hablar de energías, de quantums, de dimensiones e inteligencias, porque decir hadas, duendes o almas les suena muy infantil. Pero son cuestiones de formas, el fondo es lo mismo, y es lo que cuenta.

- ¿Vos creés en todo eso?

-No importa lo que yo crea, lo que importa es que el mensaje del libro te lleve a esos lugares y realidades, que te hagan sentir que realmente existen, y que el viaje vale la pena. Si eso está logrado, me considero satisfecho. - ¿Por qué hablabas de las muecas del tiempo y espacio? ¿Considerás que el espacio y el tiempo son de alguna forma traicioneros?

- ¿Y no lo son acaso desde este mundo temporal y limitado? Todos, al fin de cuentas, estamos atrapados en un lugar y un tiempo que creemos que no elegimos, y siempre fantaseamos con la posibilidad de viajar en el tiempo, que es también distorsionar el espacio, son dos variables que van juntas. Desde la cuestión del tiempo, que aparece como eje en la obra, el libro pretende responder las preguntas esenciales de la humanidad (risas), ni más ni menos… ¿Qué pasa después de morir? ¿Es el amor algo perdurable? ¿Qué es en realidad el amor? ¿Existe un amor que trascienda la vida? ¿Estamos solos en el universo?

- Más allá de lo que acabas de decir, otros temas se me han hecho interesantes, como el tema de la exploración personal y la autosuperación que debe realizar el personaje principal, Archer, para alcanzar su deseo, que es su alma gemela, pero al mismo tiempo, aparece la idea de despojarse, de renunciamiento…

-Esa es una paradoja de las más interesantes. Y en un apéndice puntualmente hablo del deseo psicoanalítico y el budista, en sus convergencias y discrepancias. No podemos escapar al deseo mientras estemos vivos, pero al mismo tiempo una de las claves de la evolución espiritual se trata de domesticar ese deseo, un estado de gracia consciente como nos plantea el mindfulness. Aceptar la experiencia, soltar…agradecimiento y desapego.

- ¿Te identificás más con algún personaje?

-Tengo obviamente mis favoritos y mis odiados (risas), tengo mucho de Archer…me encantó la lucha filosófica Platón/Nietzsche, Jiddu me transmite una sabia ternura, esa inocencia solemne de los grandes maestros que han vivido y conocido el camino, y pese a esa carga lograron recuperar la mente inocente del niño, y me gustó la idea de mostrar un Lucifer de una manera diferente, más humanizada.

- ¿Y a quién odiaste más?

-No llegué a odiar del todo a ninguno, más allá de lo que dije antes. Por ahí algunos recortes de algunos…la codicia de Gurp el enano y lo feo que lo hice pobre, la insistencia y soberbia de Miguel empecinado en tener a Trina, la tozudez mental de Archer…

-El libro plantea diferentes recorridos que funcionan como una multirealidad o multiuniverso, ¿por eso planteas que puede leerse como cuentos individuales o como una obra conectada?

-Sí…todo se conecta con todo…trato de inspirar la idea de que las cosas no son unidimensionales, de una sola forma…y esto abarca desde la noción de qué somos, de dónde venimos y a dónde vamos, de la trascendencia, de cómo el futuro puede conectarse con el pasado de forma que el efecto puede ser causa y esto se retroalimenta en forma circular y no lineal, de salir de los binarismos hombre/mujer, de hecho incluyo la teoría platonista de las almas de los andróginos en el principio de las cosas, es decir que éramos un solo ser y que por nuestra soberbia los dioses nos separaron para que las almas estuvieran destinadas a buscarse por siempre. Ese es el origen mitológico del concepto de almas gemelas. Hay múltiples posibilidades: encontrarás la trillada historia de amor hombre/mujer, pero también entre razas diferentes y del mismo sexo…es que lo normal se me hace aburrido (risas), hay algo de intrigante, al menos para mí, en las historias disfuncionales y neuróticas…siento que son mucho más ricas que el “comieron perdices y vivieron felices para siempre”…con eso trata de jugar el libro, con las mixturas, con los entres, con lo indefinible…con el “excedente de sentido”, lo inextricable, los grandes misterios de la vida que son para mí los que dan sabor al mundo, los que me apasionan.

- ¿Qué legado te gustaría que dejara “Ecos…”?

-Un eco resonando en el alma de cada lector (risas…), un llamado al autoconocimiento, no buscando respuestas, porque no las doy y no las hay… no las universales, pero sí las personales, uno puede desde un viaje exploratorio del alma llegar a su verdad y a su deseo. Para eso sirve la terapia, por ejemplo, y es desde donde apunto como psicólogo. En ese sentido, me gustaría la posibilidad de resonar juntos en esa búsqueda, porque si hay algo parecido a la felicidad, es cuando uno logra ser uno mismo y desarrollarse en plena potencia sin miedo, aceptándose y aceptando a los demás con esos ojos de niño que ve al mundo como una entidad múltiple, llena de diversidad y demenciales posibilidades, y siendo una nota musical vibrando en armonía en permanente devenir. Llegar a que seamos un “ir siendo”, una obra en construcción…sin poder clasificar como en tu primera pregunta… Sean un poco locos…la ficción es la realidad de mañana y la ficción siempre se quedará corta en perspectiva, así que eso: juéguense por su amor si este los hace volverse locos, si los hace vibrar, vean el mundo con ojos de soñadores y locos, que de no ser por los locos todo estaría perdido. Los locos son los que salvarán el mundo.

 

Whatsapp: 1132096198

Mail: lallavepsi@gmail.com

Instagram / Facebook: @lallavepsi

Twitter: @LaLLavePsi

YouTube: La Llave Psi

www.lallavepsi.com